El sector inmobiliario está cambiando hacia procesos de trabajo y organizaciones más eficientes a partir de las nuevas tecnologías. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2016 la inversión de estas compañías en las nuevas TIC se sitúo en 88,7 millones de euros.

La encuesta, que preguntaba sobre el uso de las TIC y el comercio electrónico, clasifica la inversión en cuatro categorías, arrojando que las partidas destinadas a softwares -estándar o a medida-, supusieron 25,9 millones de euros el pasado año.

Desde Prinex, principal proveedor de soluciones tecnológicas y de ERP para el Real Estate en España, venimos advirtiendo durante esta nueva etapa inmobiliaria, que se abre una vez superados los años de crisis, que el proceso de digitalización es irreversible. Sin embargo, a pesar de estos nuevos datos de inversión no deben hacernos olvidar que la transformación digital en el mercado inmobiliario aún se encuentra por detrás de otros sectores.

Además del gasto en software, las compañías nacionales de la construcción invirtieron en servicios de telecomunicaciones (39,3 millones), TIC (14,2 millones) y otros recursos (9,1 millones).

¿A qué se ha dedicado la inversión?

La transformación digital es una forma de percibir la organización en la que el primer convencido debe ser el jefe y ser adoptada por toda la plantilla. En cambio, solo el 27% de las empresas emplea personal especialista en TIC, y no parece que esto vaya a cambiar en el futuro próximo. Por el momento, las empresas no han logrado integrar el cambio digital a toda su organización, y sólo el 18,3% de ellas proporcionaron actividades formativas en TIC a sus trabajadores.

Según los últimos datos del primer trimestre de 2016, la totalidad de las empresas del sector inmobiliario disponía de equipos informáticos pero, a la pregunta sobre si eran utilizados con fines empresariales, ‘sólo’ el 78,5% responde afirmativamente. Entre ellas, el software de código abierto es el más habitual en el 83,1% de los casos,  entre los que destacan aplicaciones de ofimática y navegadores de Internet.

Suspenso en Big Data

Sin duda, la nota amarga de este estudio recae sobre el análisis de datos. En un etapa en la que el mercado inmobiliario se está lanzando hacia una mayor personalización de su oferta -y es el camino que debe recorrer en el futuro-, sólo el 9,2% de las empresas analizan big data. Una herramienta imprescindible a la hora de medir el comportamiento de la oferta y la demanda, anticiparse a los cambios a partir del estudio de las tendencias y mejorar la eficiencia en todos los campos, pero que por el momento no está siendo aprovechada.

El sector inmobiliario evoluciona día a día y ello nos permite ofrecer soluciones avanzadas a empresas muy diferentes. En Prinex Real Estate aportamos soluciones tecnológicas para pequeñas y grandes promotoras, pero también para entidades bancarias, que han entrado en el mercado con una suma importante de viviendas y, por supuesto, a fondos de inversión. Prinex se convierte de esta manera en una solución tecnológica que sirve de punto de encuentro entre los distintos agentes que forman parte del mercado de bienes raíces.