¿Cómo tener un buen control económico de la construcción? Es la gran pregunta para la que cualquier constructora o promotora quiere tener respuesta, a la hora de levantar un nuevo paquete de viviendas. Cuando se planifica y comienza una obra nueva se prevén unos costes. Y de controlar que se ajusten lo más posible al presupuesto dependerá que el beneficio neto final de la empresa sea el previsto.

Para ello hay que tener en cuenta multitud de variables que entran en juego:

  • Presupuestos.
  • Ofertas y contrataciones.
  • Imputación de costes a la obra.
  • Entrada de materiales y su consumo en la ejecución de unidades.
  • Mano de obra y maquinaria.
  • Gestión de suministros.
  • Facturación de la obra adjudicada.

Cómo llevar a cabo el control económico de la construcción

Es casi una utopía pensar que no se va a desviar ni un euro en la ejecución de una obra. Pero sí se pueden controlar o minimizar los posibles cambios que vayan surgiendo en las mencionadas variables y, por tanto, el sobrecoste final.

Para ello, por suerte, estamos ya en el siglo XXI y existen multitud de herramientas que permiten optimizar la gestión financiera. En la época de la transformación digital, el mercado de la construcción no tiene por qué utilizar sólo tablas de Excel, por muy útiles y complicadas que sean. Actualmente existen softwares inmobiliarios que tienen en cuenta todas las opciones posibles y facilitan la labor de los gestores, optimizando tiempos y recursos.

Soluciones integrales que simplifican y automatizan los procesos de gestión, por muy complejos que sean, dando respuesta a todas las necesidades y requerimientos en trabajos constructivos. Un buen ejemplo es Prinex Construcción, cuya estructura modular permite centrarse en lo más importante para cada compañía.

 

Soluciones para cada problema

Este software inmobiliario ofrece soluciones para cada preocupación o interés de la empresa:

  • Presupuestos y mediciones, con la configuración de la estructura de la obra en forma de árbol. Esto permite superar los típicos esquemas rígidos de venta, objetivo, ejecución y certificación.
  • Gestión de la contratación con los proveedores de suministros. Así, se pueden definir libremente paquetes de contratación, combinando los elementos que componen la obra para la petición de ofertas y realizar el proceso de manera automática.
  • Imputación de costes a la obra, desde la recepción de albaranes, a la emisión de proformas o la recepción de facturas.
  • Seguimiento del avance de las Unidades de Obra o Mediciones de ejecución. Algo que permite controlar las entradas de materiales y sus consumos de manera independiente.
  • Gestión, seguimiento, control e imputación de gastos e ingresos de los recursos productivos, ya sean maquinaria o mano de obra. En este módulo se pueden ver fichas maestras de empleados, máquinas y talleres; partes de obra; o cuentas de resultados.
  • Gestión de suministros a través de centrales de compra. A partir de ahí, se pueden distribuir materiales a las obras individuales, utilizando albaranes de entrega y traspasos internos.
  • Certificaciones a clientes, que permite gestionar la facturación de la obra adjudicada. Distingue entre presupuesto de licitación y adjudicación con los correspondientes porcentajes de ajuste.