Como hemos podido ver y observar, los activos inmobiliarios han ido cambiando de manos, y han ido cambiando sus necesidades de gestión. Por citar algunos números, llevamos 24 años en el sector, 1.350 compañías con las que hemos trabajado durante estos años, de las cuales al menos 650 siguen vivas, cifras que nos permiten asegurar que el sector inmobiliario español no ha desaparecido.

Trabajamos con todo tipo de agentes inmobiliarios, promotores, constructores, gestores, y también la gran mayoría de las entidades financieras y de los fondos internacionales que están llegando al país.

Por otra parte, el escenario de competidores de Prinex se ha ido despejando por culpa de la crisis que ha sacudido a nuestro país en general y al sector inmobiliario en particular.

El 80% del stock inmobiliario profesional (venta, alquiler, promoción y construcción) se está gestionando con nuestros sistemas informáticos, por lo que estamos en condiciones opinar sobre lo que sucede una vez se realizan las transacciones inmobiliarias. Prinex es la tecnología que hay por debajo de estas grandes operaciones inmobiliarias, por lo que conocemos de primera mano qué carteras se están adquiriendo, cómo las están gestionando y cuáles son las previsiones de futuro.

En la realidad de la gestión de las carteras nos estamos encontrando dos tipos de figuras fundamentalmente, compradores a largo plazo (inversores core) y a corto plazo (los mal llamados oportunistas) y dos modelos de gestión absolutamente bien diferenciados.

El comprador a corto plazo tiene una visión mucha más comercial, no está creando valor,  pero sí aportando liquidez y precios de referencia. Hasta la fecha la mayor parte de estas operaciones están siendo operaciones de deuda y no tanto operaciones de activos inmobiliarios.

Luego nos encontramos con un inversor Core que sí está invirtiendo en carteras y en patrimonios, en las que el inversor está confiando en el proyecto, confiando en el país, y por supuesto apostando por un modelo de gestión.

A la hora de invertir en España nos encontrábamos con la problemática de la dificultad de encontrar grandes plataformas para gestionar las carteras; ante esta situación las entidades financieras crearon sus propias estructuras, que unos años después hemos visto venderse a fondos internacionales.

La realidad es que, a excepción de estas últimas, hay muy pocos gestores en España a los que un inversor internacional puede acudir para confiar la gestión de una cartera de activos inmobiliarios.

Algunas de las entidades financieras, usuarias de Prinex, están negociando la venta de sus carteras y nos están solicitando ayuda para trasladar la mejor imagen posible de las mismas. Cuando cocinamos para nosotros no importan tanto los detalles, pero cuando cocinamos para otros queremos ofrecer la mejor imagen posible.

Respecto a la Norma 8/2012, sobre la información que han de recabar las entidades financieras de sus activos, y después del coste que esto ha supuesto para ellas, nos encontramos que todavía el Banco de España no tiene medios de control ni sistemas para poder gestionar todos esos datos.

Vemos inversores que creen que la compra de deuda y la compra de activos es lo mismo; nada más lejos de la realidad, ya que el activo inmobiliario tiene un mayor consumo de recursos a la hora de gestionarlo. Por poner un ejemplo, una deuda financiera no tiene goteras; un piso sí. Tampoco el control de un impuesto como el IBI es igual en todos los territorios, ya que cada ayuntamiento lo regula de forma independiente y en fechas diferentes, y para colmo tampoco hay grandes plataformas en España que de una manera global puedan atender estas necesidades de gestión.

Todo esto lo que ha hecho es que los inversores internacionales que han comprado estas plataformas a las entidades financieras, estén participando en concursos para comprar más plataformas, y además tienen la ambición de llegar a ser proveedor de servicios únicos para Sareb. Los líderes, los mejores, y los más grandes.

La gran mayoría de las operaciones que se están realizando en nuestro sector Blackstone, Fortress, Kennedy, HIG, Cerberus, Lone Star, etc., se están apoyando en el viejo sector, Azora, Lar, Magic, Monthisa, etc. Es un sector por cual sigo apostando porque lo considero bueno, potente y que sigue vivo, y el cual nos está sacando del atolladero. Es cierto que con dinero prestado, es cierto que con dinero de fuera, pero ahí están arriesgándolo todo por sacarnos a la superficie.

Solicitar Demo