Las soluciones de realidad virtual están cobrando un protagonismo cada vez mayor en las áreas de ventas de las empresas inmobiliarias. Esta tendencia es empujada desde dos frentes: por un lado, por la demanda de un cliente hiperconectado, conocedor de las nuevas tecnologías y sus posibilidades, y que valora cada vez más su tiempo; y, por otro lado, por la necesidad de las empresas de reducir costes de marketing y ventas, ofreciendo a la vez a compradores y arrendatarios un valor añadido que les aporte mayor competitividad, además de mayor eficiencia en el proceso de venta o alquiler.
 

¿Cómo puede ayudar la realidad virtual al área de ventas?

El cliente de una constructora o inmobiliaria no busca una vivienda, busca un hogar, experiencias. Y es en relación a ese concepto emocional, vinculado con la intimidad, la familia y el bienestar, en el que la realidad virtual presta una ayuda inestimable. Las nuevas formas de visualización de viviendas mediante tecnología de realidad virtual permiten que el cliente pueda navegar por cada uno de los espacios de su futura vivienda, observando todos sus detalles, visualizando los espacios tal y como son (o serán), su ubicación, las vistas o su orientación.

En definitiva, las visitas virtuales ofrecen experiencias reales que generan emociones en el cliente y le aportan de forma instantánea gran parte de la información que necesitan para tomar la decisión de compra o alquiler.

Además, para nueva construcción, este tipo de tecnología inmersiva facilita la personalización en tiempo real de las opciones de terminación de una vivienda, como la elección de materiales o colores. De esta manera, el futuro comprador puede visualizar en el momento y de una forma mucho más real cómo será su vivienda, verla desde diferentes ángulos y perspectivas, lo que genera más confianza en el cliente, que se siente una parte más activa en el proceso.
 

¿Cómo puede ayudar la realidad virtual a reducir costes?

Además de constituir una potente herramienta de venta, las soluciones de realidad virtual permiten a las áreas de ventas de promotoras e inmobiliarias reducir costes. Para las promotoras, generar virtualmente una nueva promoción puede suponer ahorrarse el piso piloto, que si bien ayuda mucho a la venta, en la mayoría de los casos es un coste muy elevado y en otros tantos casos inviable técnicamente por el tipo de proyecto o emplazamiento.

El cliente podrá, aún antes de comenzar las obras, conocer todos los detalles del proyecto, navegar virtualmente por todas las viviendas y sus alrededores y escoger la que más se adapte a sus deseos por espacios, orientación o ubicación.

Para las comercializadoras o inmobiliarias, la realidad virtual funciona a la perfección como primer filtro, ahorrando a las áreas comerciales un sinfín de desplazamientos, y sus consiguientes costes en tiempo y transporte, ya que el cliente que acude a una inmobiliaria puede visitar virtualmente numerosas viviendas o locales comerciales sin necesidad de moverse de la oficina.
 

¿Cómo elegir la mejor solución de realidad virtual?

Actualmente existen en el mercado numerosas soluciones de realidad virtual. Nuestra recomendación para promotoras e inmobiliarias es que seleccionen herramientas que estén perfectamente adaptadas al sector inmobiliario, que se integren fácilmente con sus ERPs o sistemas de gestión y que se puedan utilizar desde cualquier dispositivo móvil. No solo deben ser herramientas de márketing o catálogos online, sino que deben ayudar al proceso de venta uniendo a comprador y vendedor en un único entorno. Para ello, herramientas como generación de documentos y firma electrónica, pasarelas de pago, formularios de contacto, cumplimiento de GDPR o recogida de documentación para Blanqueo de Capitales son extras que darán mayor valor a todo proyecto.
 

Solicitar Demo