Según los últimos datos del Ministerio de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana (Mitma), relativos al 2019, se calcula que cerca del 25% del total de viviendas que conforman el parque residencial español están catalogadas como no principales. La mayoría de estas residencias se encuentran situadas en la Comunidad Valenciana y Andalucía, donde se calcula que existen 1.142.000 y 1.108.000, respectivamente. Tras estas comunidades encontramos Cataluña con unas 730.000 y Castilla y León con cerca de 700.000.

La crisis del coronavirus ha hecho que las prioridades de los españoles con respecto a la segunda residencia hayan cambiado. Tras un confinamiento de unos 70 días, estas preferencias se han visto modificadas, pasando a ser una alternativa real. Prinex aportó su granito de arena durante el confinamiento cediendo su infraestructura tecnológica de manera gratuita para facilitar el teletrabajo a las empresas del sector inmobiliario.

Esta posibilidad u obligación de teletrabajar desde casa ha propiciado que la segunda vivienda llegue a considerarse como primera opción de residencia durante la pandemia en muchos casos, o sea utilizada indistintamente en días laborables y temporada vacacional en muchos otros.

En cuanto a las características de las segundas residencias, los consumidores ya no buscan viviendas cerca de la playa, normalmente inferiores a 50 metro cuadrados. Ahora, la prioridad está en disponer de más superficie, flexibilidad y, sobre todo, estancias abiertas y/o al aire libre como balcones, terrazas, patios o jardines.

Como consecuencia de pasar más tiempo en este “segundo hogar”, surge, además, la preocupación por la eficiencia energética y el aislamiento acústico. La iluminación natural, que no era una prioridad en las segundas residencias, toma gran relevancia en este momento, ya que permite obtener el máximo rendimiento de las horas de sol, en detrimento del gasto en electricidad de la luz artificial.

¿Cómo está afectando esta tendencia al mercado inmobiliario?

A pesar del escenario de incertidumbre en el que se encuentra el sector inmobiliario, los datos sobre el fututo de la segunda residencia son optimistas ya que se está observando un gran movimiento en las búsquedas. Además, son muchas las personas que se están planteando un cambio de casa a las afueras de los grandes centros urbanos.

No podemos olvidar que hay provincias en España donde el comprador internacional tiene una gran relevancia. Por ejemplo, en Alicante el 39% de compras de viviendas totales provienen de un comprador internacional, en las Islas Baleares el 32% y en Málaga el 27%. Ferrant Font, Director de Estudios de pisos.com, afirma que una menor presencia de compradores extranjeros añadirá un desequilibrio entre la oferta y la demanda, por lo que aquellas zonas más expuestas al comprador internacional sufrirán un mayor parón en la actividad y notarán un mayor descenso en los precios.

Dentro de la segunda residencia, todo apunta que la obra nueva será la menos afectada. “La demanda sigue siendo sólida y con motivo de la situación hotelera, la vivienda turística o de segunda residencia está siendo más demandada. El producto que se está construyendo está vendido en un alto porcentaje y el comportamiento de los precios es estable”, afirma Daniel Cuervo, Secretario General de la Asociación de Constructores Promotores de España (ACPE).