Hoy en día, la tecnología es fundamental para llevar un adecuado control y gestión de los procesos en el Real Estate, y trabajar con un software inmobiliario resulta imprescindible para su optimización. De ello depende la eficiencia, productividad y ahorro de costes, que pueden ser determinantes para tener una mayor rentabilidad.

Desde los presupuestos, a la gestión de la atención al cliente, pasando por el control financiero, de la mano de obra y la maquinaria. Todo tiene capacidad de mejora con la digitalización. La tecnología es una aliada más para promotoras, constructoras, empresas gestoras de activos inmobiliarios o patrimonialistas. Y para todas ellas hay soluciones en el mercado.

Softwares inmobiliarios que permiten trabajar con programas de forma offline pero también en la nube o a través de Apps móviles. Pero ¿cuáles son las ventajas que ofrecen?

 

Razones para elegir un software inmobiliario

Este último año de pandemia nos ha demostrado que todas las empresas que han apostado por la digitalización, se han enfrentado mejor a los retos que les presentaba la situación del mercado y la economía. Las hay que ya estaban muy avanzadas en el proceso y otras que han tenido que pisar el acelerador. Pero todas han podido experimentar sus ventajas, de las que aquí vamos a destacar las más importantes:

  1. La primera y fundamental es que un software inmobiliario facilita el trabajo en cualquier compañía, gracias a la integración y automatización de los procesos de negocio. Además mejora el flujo de información entre departamentos.
  2. Permite transformar los datos en información y la información en conocimiento. Algo que implica una óptima toma de decisiones.
  3. Flexibilidad para adaptarse a las necesidades de cada compañía. Ofrece opciones para las distintas áreas de trabajo: gestión comercial, control financiero, posventa, inventario de activos, etc.
  4. Optimización de proceso y, por tanto, mejora del rendimiento del negocio. La automatización que permite un software inmobiliario lleva a un aumento de la productividad y la eficiencia.
  5. Reducción de que costes y ahorro de tiempos.
  6. Seguridad en el tratamiento y almacenamiento de datos e información, según la normativa vigente en cada momento.
  7. Accesibilidad y trabajo en equipo. Desde cualquier dispositivo, a cualquier hora y en cualquier lugar, se puede acceder a los paneles de trabajo y compartir información con compañeros o clientes.
  8. Adaptación a las necesidades y requerimientos del cliente actual. Éste cada vez es más exigente y tecnológico. Busca rapidez, comodidad atractivas visualizaciones y buena atención.
  9. Comercialización de inmuebles desde cualquier punto y dispositivo. Con opciones tanto para compradores o arrendatarios, como para los comerciales de la empresa.
  10. Y, por supuesto, un servicio de soporte. Para la ayuda ante problemas o la resolución de dudas, además de informes de mejora, para sacar el máximo partido al software inmobiliario contratado.

 

Ahora te toca a ti contarnos la experiencia de tu empresa. ¿Ya has trabajado con este tipo de tecnología? ¿Qué ventajas has encontrado en la transformación digital del sector inmobiliario?